HELENA GUEVARA - Expandiendo los límites de lo posible -

Mensajes en la categoría Uncategorized

El valor de vivir sin saber cómo.

La verdad es que no lo sé. Cuando no creo ciegamente en mis pensamientos y en las creencias socialmente aceptadas acerca de quién se supone que soy o cómo se supone que debo vivir, caigo en un abismo de no saber. Por lo general, es socialmente inaceptable admitir que no sabemos o que nos sentimos perdidos. Todos anhelamos regresar a casa, a un sentido de Unidad e Inmensidad, pero no sabemos que no saber es el camino. No saber es considerado peligroso, aterrador, amenazador, falto de fortaleza, estúpido, pero debajo de todas esas creencias, la verdad es que nadie sabe. No queremos parecer vulnerables ni desprotegidos. Todos estamos desesperadamente tratando de saber para encubrir la vulnerabilidad y la sensación de estar perdidos. LEER MÁS »

Biografía Moshé Feldenkrais II

Moshé Feldenkrais Enseñando

Moshé Feldenkrais

Moshé Feldenkrais nació en la pequeña ciudad rusa de Slavuta en 1904, en Ucrania. Nieto del rabino Pinchas Koretz, el famoso rabino polaco, quien fue secretario de la Bal Shom Tov, fundador del jasidismo.  Cuando Moshé tenía sólo 14 años de edad, en el momento de la Declaración Balfour (un documento de 1917 donde los británicos apoyaban un Estado libre para los judíos en Palestina), emigró al entonces territorio británico de Palestina.  Junto con muchos otros rusos Judios, hizo este largo viaje a pie.  Una vez en Palestina, vivió en Tel Aviv, en ese momento una comunidad relativamente pequeña de los pioneros de los colonos judíos.  De joven, estudió, continuó su amor por el deporte, y se apoyó sobre todo como un trabajador y un topógrafo en la construcción, también encontró tiempo como tutor de estudiantes con problemas en la escuela.  Desde la edad de 16 años, Moshé estuvo también muy involucrado con la Haganá, la autodefensa israelí, que originalmente estaba compuesta de 300 jóvenes que no sólo querían un Estado judío libre, sino también el retorno de la paz con los árabes y  la libertad de la dominación británica en Palestina. LEER MÁS »

Aprendiendo de los bebés

VIAJAR AL PASADO A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO

FELDENKRAIS Y VEGANISMO

RETIRO FELDENKRAIS 2016 – RETIRO VEGANO

¿Por qué el Retiro Feldenkrais 12 a 19 Agosto – Barcelona, será un Retiro Vegano?

Concédete tiempo. Escucha esto…

Creatividad y Feldenkrais

FELDENKRAIS Y CREATIVIDAD

Hoy comparto una aproximación sencilla al Método Feldenkrais y su relación con el desarrollo de la Creatividad a través de un webinar que facilitó Alan Questel el sábado 30 abril.

¡Que lo disfrutéis!

Retiro Verano Feldenkrais 12 a 19 Agosto

 

¡Pon el sonido alto y disfruta!

Moshé Feldenkrais: Un hombre de película

Por Ernesto Cortés

Feldenkrais MoshéLa de Moshé Feldenkrais es una historia digna de llevarse al cine, por todas las aventuras que vivió y los eventos que protagonizó durante el siglo XX. Hoy su método es cada vez más conocido y encuentra más campos de aplicación alrededor del mundo, pero no muchas personas saben la fascinante historia detrás del genio que lo creó. Conocer la historia de Moshé Feldenkrais nos ayuda a entender cómo las circunstancias de su vida, su inteligencia, su capacidad de observación y su habilidad para integrar diferentes campos del conocimiento se cristalizaron en un método que ha revolucionado la manera en que entendemos el sistema nervioso y que ofrece una alternativa para mejorar la calidad de vida sin medicamentos ni agentes externos, expandiendo la autoconciencia y entendiendo cómo hacemos todas las cosas que hacemos. 

En 1918, cuando tenía 14 años, ante los ataques que sufrían los judíos por parte de los rusos, Moshé Feldenkrais inició una travesía a pie que duraría dos años y finalmente lo llevaría a Palestina al final del verano de 1919. Sin documentos, con una mochila en la que llevaba un libro de matemáticas, y con una pistola en la bota, Moshé cruzó la frontera rusa soportando temperaturas de hasta -40 grados, y en el camino, de pueblo en pueblo, se le fueron uniendo más chicos hasta que al llegar a Cracovia, Polonia, ya eran unos 50 aventureros dispuestos a cruzar Europa. LEER MÁS »

“Darse cuenta” y “Aprender” a través del Movimiento

¿QUÉ HACEMOS DURANTE LAS CLASES DE FELDENKRAIS®?

Mientras realizamos movimientos lentos y no habituales, generalmente, tumbados en el suelo, con los ojos cerrados y en un estado de semi-trance…

Meditación y Aprendizaje

1º Prestamos atención, observamos, sentimos, notamos, escuchamos, percibimos, permanecemos presentes, contemplamos… entonces nos damos cuenta.

2º Curioseamos, exploramos, investigamos, jugamos, indagamos… entonces descubrimos y ¡nos lo pasamos bien!

3º Sentimos, apreciamos diferencias, distinguimos, averiguamos, discernimos, descubrimos… entonces nos volvemos más sensibles, perspicaces e inteligentes.

4º Comprendemos, sabemos, entendemos, nos enteramos, nos damos más cuenta… y entonces maduramos.

5º Imaginamos, inventamos, componemos, armonizamos, creamos, concebimos… entonces nos llenamos de vida, cambiamos, aportamos y evolucionamos.

¡CON FELDENKRAIS® APRENDEMOS!

¡Nada más y nada menos!

Helena Guevara

“Si una persona puede llegar a un punto en el que advierte un mejoramiento cada vez que hace algo, sus posibilidades de realizarse no tienen límite.” Moshé Feldenkrais

El coraje de empezar a sentir y dejar de pensar

sentir1Aprendemos a través de la experiencia.

No a través de la experiencia de otros, si no de nuestra propia experiencia. Sabemos que lo que no aprendemos por nosotros mismos, nuestro sistema nervioso no lo integra.

Como cita Confucio:

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.”

Aprender no es posible sin sentir. El sentir nos conecta directamente con la experiencia, en cambio, el pensar nos conecta con las ideas, con lo abstracto, con lo que no es real por no manifestarse aquí y ahora.

La experiencia, la posibilidad de aprender, sólo sucede en el momento presente, sólo podemos sentir aquí y ahora.

No puedes sentir lo que pasó en el pasado, sólo puedes recordar mentalmente lo que sentiste. Por ejemplo: Si ayer te tropezaste y te hiciste daño en el pie… ¿Puedes sentir ahora ese dolor? o si ayer tuviste un orgasmo… ¿Puedes sentir ahora mismo ese placer? Me atrevo a decir que no, que como mucho puedes tener un recuerdo mental de la sensación, pero no puedes sentir aquí y ahora lo que sentiste en el pasado.

De la misma manera no puedes sentir lo que sucederá en el futuro, solamente puedes proyectar una idea mental o imaginar que crees que sentirás. Por ejemplo: ¿No te ha pasado que una vez que tras cumplirse un deseo anhelado, la sensación de felicidad era mucho menor de la que habías anticipado? ¿No te ha pasado que un miedo que proyectabas hacia el futuro, a la hora de encarar una situación nueva, finalmente no apareció en dicho momento?

Durante la educación que recibimos se suele poner muy poca atención en ayudarnos a desarrollar nuestra capacidad de sentir. Tampoco se nos apoya para afinar dicha capacidad, entrenándonos para a discernir diferencias cada vez más sutiles.

Pero… ¿Por qué es tan importante desarrollar la percepción, la capacidad de sentir?

Por que cuanto más sensibles somos, más información captamos. Cuanta más información poseemos, más posibilidades de conjugar y elaborar nuevas ideas, nuevas estrategias y nuevas respuestas.

Manejar más información hace que nos convirtamos en seres cada vez más complejos, por lo tanto más adaptables al cambio, con más posibilidades de elección, más ingeniosos, creativos e inteligentes.

La capacidad de cambio está directamente relacionada con la capacidad de reorganización y readaptación, y según Feldenkrais esto está estrechamente ligado a nuestro nivel de salud.

Para el Dr. Feldenkrais.

“La salud se mide por el shock que una persona pueda recibir sin comprometer todo su sistema de vida.”

Esto quiere decir que cuanto antes se re-equilibra una persona tras un suceso traumático más saludable es.

El Método Feldenkrais® está diseñado para entrenar nuestra capacidad de sentir, para educar y afinar nuestro sentido de la percepción.

Cuanto más sentimos menos espacio dejamos a los pensamientos compulsivos. De igual manera, cuanto más vivimos en la “cabeza” menos sentimos, menos percibimos y, por consiguiente, menos aprendemos. Por esto es más importante dar espacio al sentir que al pensar.

Pero… ¿Qué sucede cuando comenzamos a hacer contacto con el sentir?

Que, muy a menudo, sentimos tensión, incapacidad, dolor, limitación, angustia, desorientación… y entonces, inconscientemente, elegimos no sentir y volver a nuestro hábito de “pensar” la vida, de vivir fuera del presente y fuera de nuestro cuerpo sensible y, así, volvemos a nuestros antiguos hábitos, que aunque muchas veces molestos, estamos acostumbrados a vivir con ellos….

Y nunca termina la pescadilla de morderse la cola…

¿Tienes el coraje de sentir cada vez más, sea lo que sea?

¡Entonces Feldenkrais® es para ti!

Muchas Gracias

Helena Guevara

Envejecimiento y falta del movimiento.

Felden clase 5¿Cómo te sientes cuando ves a un hombre o mujer de edad avanzada moverse lentamente y con gran dificultad? ¿Crees que ese es tu destino? ¿Crees que los seres humanos estamos condenados, con el paso de los años, a movernos de forma más restringida, a ser cada vez menos adaptables, más rígidos e inflexibles?

Si nos guiamos por lo que observamos a nuestro alrededor esta creencia esta bien fundamentada, ya que la mayor parte de las personas mayores que vemos en nuestra sociedad están muy limitadas a nivel de movimiento y cada vez son menos autónomas y más dependientes.

Pero si nos guiamos por cómo, efectivamente, está diseñado el sistema nervioso del ser humano, la creencia de que el envejecimiento trae consigo la limitación del movimiento quedará invalidada.

Abreviadamente podemos decir que el sistema nervioso humano está diseñado para mejorar, sin fin, su capacidad de moverse, de pensar y de sentir. Es decir, la posibilidad de aprender, en cualquiera de estas áreas, no tiene límites y no disminuye con la edad.

Lo que sucede es que una vez que encontramos una manera de desenvolvernos y de movernos en la vida que más o menos funciona, nos dedicamos a repetir esa estrategia una y otra vez, generando una serie de hábitos que se graban “a fuego” en nuestro cerebro. Al “movernos” siempre, de la misma manera, dentro de lo conocido, de forma automática, sin explorar nuevas opciones, afianzamos y perpetuamos unas rutas neuronales concretas, que con el paso de los años se convierten en las conocidas “manías de viejo”. Ser maniático no es un rasgo de la personalidad, ni una desgraciada cualidad de la vejez. Significa tener un escaso repertorio de respuestas a las demandas de una vida misteriosamente cambiante y una compulsión interior a repetir reiteradamente las mismas formas de funcionar.

Una persona “maniática” es una persona que ha dejado de aprender, que por desconocimiento e inconsciencia, ha elegido dejar de alimentar a su cerebro con nuevas opciones, con nuevos registros de movimiento, nuevos puntos de vista sobre un mismo aspecto, nuevas maneras de hacer lo mismo de forma diferente.

El Método Feldenkrais, de auto-conciencia a través del movimiento, pretende, precisamente, ofrecer a nuestro sistema nervioso más opciones de movimiento, ampliar el rango de movilidad de todas y cada una de las articulaciones del cuerpo, despertar nuevas posibilidades de acción más eficaces, suaves y fáciles a las usadas hasta hoy.

Dice el Dr. Feldenkrais:

“El perfeccionamiento no tiene límites. El hombre que estaba habituado a leer a la luz de una antorcha o una lámpara de aceite pensó que la vela de cera era la última palabra y no prestó mayor atención al humo, el hollín o el olor que despedía. Cuando consideramos el posterior desarrollo de la iluminación artificial, comprendemos que al fijar límites sólo nos basamos en la ignorancia. Cada vez que ampliamos los confines de nuestro conocimiento y auto-conciencia, aumentan nuestra sensibilidad y la precisión de nuestras acciones y se expanden los límites de lo que consideramos normal”.

Personalmente cuando miro al futuro tengo claro que tipo de viejecita quiero ser.

• Quiero ser autónoma, ágil y despierta. Quizás no tenga “el traje tan planchado como ahora”, pero espero sentirme en él más cómoda que hoy.

• Quiero moverme de forma más armoniosa y liviana, subir al monte y cansarme menos por estar mejor organizada, levantarme del suelo con más agilidad y al caminar descalza por las rocas, a la orilla del mar, tener más habilidad y mejor equilibrio.

• Quiero sentir siempre curiosidad por la vida, ganas de aprender y fuerza vital para hacerlo.

• Quiero conocer mi propio ritmo y respetarlo, sin importarme cuál es el ritmo marcado por la sociedad actual.

• Quiero sensibilizarme, desarrollar más y más la capacidad de sentir, y así poder discernir con más claridad lo que realmente necesito en cada momento. Empatizar mejor, por ser más sensible, y tener el corazón más abierto para que puedan entrar en él más personas, sean como sean y piensen como piensen.

• Quiero seguir investigando, practicando y compartiendo el Método Feldenkrais, por que es la herramienta más completa e inteligente, que hasta hoy he conocido, para lograr todo lo que he expuesto anteriormente.

Y, también, quiero “meterte el gusanillo” para que te animes a conocer ¿Qué es Feldenkrais? y despertar tu curiosidad y que nunca dejes de aprender y que descubras, sean cuales sean tus condiciones de salud y tu edad, que tu capacidad de mejora no tiene límites.

Por cierto… ¿Tú cómo quieres ser de mayor?

Muchas Gracias

Helena Guevara

“Idear nuevas alternativas contribuye a que seamos

más fuertes y sabios.” M. Feldenkrais

Cambio de paradigma

agua claridad

• Antes pensábamos que personas y circunstancias exteriores a nosotros eran las responsables de nuestro malestar, ahora sabemos que somos nosotros los responsables de dichas circunstancias.

• Antes pensábamos que éramos víctimas, ahora sabemos que somos responsables.

• Antes pensábamos que la mejor forma de ayudar al otro era solucionándole los problemas, ahora sabemos que la mejor forma de ayudarle es animarle para que se responsabilice de sus problemas y encuentre la solución a ellos por sí mismo.

• Antes pensábamos que para que el ser humano aprendiera había que enseñarle, ahora sabemos que el ser humano aprende por sí mismo, a través de su propia experiencia y en un contexto de amor y respeto.

• Antes pensábamos que los niños, para desarrollarse, necesitaban la guía de los adultos, ahora sabemos que son los adultos los que necesitan la guía de los niños.

• Antes pensábamos que el sufrimiento era el motor del cambio, ahora sabemos que podemos aprender y mejorar con conciencia, sin sufrimiento y con disfrute.

• Antes pensábamos que el esfuerzo era la mejor manera de lograr nuestras metas, ahora sabemos que el esfuerzo es falta de inteligencia y creatividad.

• Antes pensábamos que el envejecimiento traía falta de movimiento y mala salud, ahora sabemos que es la falta de movimiento la que trae envejecimiento y la inconsciencia la mala salud, no el paso de los años.

• Antes pensábamos que el centro de la inteligencia estaba en el cerebro, ahora sabemos que está ahí y, también, en nuestro corazón.

• Antes pensábamos que necesitábamos instituciones, jerarquías, gobiernos y líderes que nos dirigieran, ahora sabemos que somos autónomos, libres y creativos y que los humanos somos sabiamente guiados y organizados por una corriente subterránea de amor y sabiduría.

• Antes pensábamos que todo terminaba con la muerte, ahora sabemos que ese fin es un nuevo comienzo.

• Antes pensábamos que todo estaba separado, ahora sabemos que todo esta conectado.

• Antes pensábamos que despertar de este sueño era el privilegio de unos pocos, ahora sabemos que es una posibilidad real despertar en esta vida.

ANTES PENSÁBAMOS, AHORA SENTIMOS.

Helena Guevara

 

Aprender en Libertad gracias a Feldenkrais.

Aprender en LIbertadUno de los aspectos que más sorprende a las personas que se acercan a conocer el Método Feldenkrais es que no existe un profesor que enseña cuál es la forma correcta de moverse.

Cuando llegas a clase, la profesora, o más exactamente, la persona que facilita el aprendizaje, te pide, por favor, que te tumbes en el suelo, sobre la colchoneta y que cierres los ojos.

Comienza la aventura…

A partir de ahí, quién facilita el aprendizaje irá guiando tu atención, amablemente, a través de la voz, hacia diferentes áreas de tu cuerpo y, lentamente, te orientará para que observes las sensaciones que generan en tí los movimientos sugeridos por ella.

Disfruta de la sensación de no saber…

Movimientos pequeños, no habituales, lentos y casi siempre… ¡Sorprendentes!. Nunca sabrás de antemano en qué va a consistir la clase y te será imposible anticipar el movimiento que vendrá a continuación.

Esto está diseñado para entrenar tu atención y que aprendas a permanecer siempre alerta, también para que tu mente se vaya deshabituando de la tendencia de querer anticipar el futuro y controlar lo que va a suceder.

Respetando tu propio ritmo…

La clase transcurrirá en un tempo lento, para que puedas realizar tu viaje de auto-exploración despacio, con tranquilidad, y así encontrar tu propio ritmo, el tuyo, sin importar cuál sea el de los demás. Solamente, en un estado de semi-trance, los pequeños detalles imprescindibles para el cambio podrán aflorar a tu conciencia.

Tomando conciencia de ti mismo en movimiento…

Darte cuenta, por ti misma, de cómo organizas la manera en la que te mueves, es el primer paso para el cambio y la mejora que anhelas, porque no puedes cambiar si no sabes qué es lo que debes cambiar ni cómo.

En un espacio respetuoso y sin juicio…

Sorprendentemente, en las clases de Feldenkrais, nadie te va a decir cómo hacerlo, pero sí se te ofrecerán las herramientas para que aprendas cómo mejorarte a ti mismo. Nadie te va a juzgar ni a corregir durante la clase, todo el espacio es para tí, porque sólo tú estás realmente capacitado para cambiarte a ti mismo. Nadie lo puede hacer por tí. eres el protagonista y el responsable de tu propio cambio. Se acabó depender de autoridades externas que, supuestamente, saben más que tú.

Por todo esto y más, Feldenkrais es un sistema creado para aprender por uno mismo, para desarrollar la tan anhelada autonomía y para descubrir que tomar la responsabilidad de nuestro propio cambio nos abre la puerta a la verdadera libertad.

Helena Guevara

Premio y Castigo – Dos obstáculos para materializar tus sueños

Feldenkrais tenía un novedoso concepto de Salud, decía que:

“Las personas realmente sanas son aquellas capaces de vivir sus sueños plenamente.”

Además sostenía que:

“Si queremos crear una sociedad de personas creativas y en desarrollo, hay que suprimir totalmente esa relación de dependencia por la que nos dan un caramelo si somos buenos chicos y hemos de ganarnos el derecho a vivir obedeciendo los deseos del otro.”

Observó que el sistema de educación conductual premio y castigo, predominante en nuestra cultura, anulaba la facultad del ser humano de desarrollarse plena y libremente como persona y le incapacitaba para desarrollar la habilidad de crear la realidad que deseaba.

Premio y Castigo¿Por qué el modelo conductista de premiar y castigar impide que realicemos nuestros sueños?

La mayoría de nosotros hemos sido educados bajo el paradigma premio-castigo, lo que genera una necesidad compulsiva de éxito y/o miedo al fracaso. Esto nos ha hecho ser personas inseguras y miedosas o en exceso ambiciosas y enfocadas en el logro, bien sea económico, personal o social.

Pero analicemos esto más detenidamente…

MIEDO AL FRACASO

Durante nuestra infancia, la mayoría de nosotros, hemos sido juzgados, criticados, evaluados, amenazados, reprimidos, castigados, suspendidos, sermoneados, etc. En la familia, por nuestros padres, en la escuela, por nuestros profesores, en la iglesia, por los curas y en la calle, por nuestros vecinos. Unas veces de forma manifiesta, otras de forma más sutil. Esto ha hecho que crezcamos con miedo; miedo a ser castigados, a ser inadecuados, a no ser aceptados, etc.

Recordemos que nuestro cerebro reptiliano, el más antiguo y primitivo de los tres, bajo amenaza se activa, poniendo en funcionamiento el mecanismo de huida o defensa con el fin de mantener la supervivencia. Al activarse el cerebro reptiliano se desconectan las áreas más evolucionadas del cerebro, como la corteza prefrontal, encargada, entre otras funciones, del pensamiento abstracto y de la solución creativa de problemas.

Esto hace que bajo amenaza de castigo se inhiba la capacidad de dar respuestas ingeniosas ante los obstáculos que van apareciendo en el proceso de materialización de nuestros sueños.

Además el miedo a ser juzgado, junto con el miedo a perder la aprobación externa, hace que la exploración espontánea de nuevas opciones vaya disminuyendo hasta quedar anulada por completo.

En resumen, el miedo al fracaso y al castigo hace que nos quedemos paralizados, impide que nos pongamos en marcha, que demos un sí rotundo a lo que dicta nuestro corazón y que materialicemos nuestros sueños.

NECESIDAD COMPULSIVA DE ÉXITO

De nuevo, hemos de remontarnos a nuestra infancia, cuando nuestra necesidad de pertenencia y de sentirnos seguros y aceptados sólo era satisfecha cuando estábamos a la altura de las expectativas de nuestros cuidadores.

Cuando respondíamos tal y como se esperaba de nosotros recibíamos diferentes tipos de premios: alabanzas, elogios, aplausos, recompensas materiales, etc. Así es cómo se configuró nuestro modelo sentimental de conducta, es decir, la forma en la que aprendimos a conducirnos en la vida.

Inconscientemente, una vez “adultos”, continuamos repitiendo este modelo de conducta buscando la aprobación y el reconocimiento familiar y social a través del éxito en las áreas que nuestra familia o nuestra sociedad considera adecuadas.

Esta necesidad compulsiva de éxito y/o de aprobación hace que, corramos apresuradamente, hacia delante, en pos del éxito, saltándonos partes del proceso imprescindibles para la concreción de nuestros deseos, o bien que nos desviemos de nuestros anhelos personales y acabemos materializando los deseos de otros.

Entonces… ¿Cómo deshacernos de estos condicionamientos? ¿Cómo realizar lo que verdaderamente deseamos?

  • Descubriendo qué es lo que realmente queremos. No lo que se espera de nosotros, discerniendo qué deseos son propios y cuáles son  impuestos por las expectativas de nuestra familia y/o de nuestra sociedad.
  • No teniendo miedo a explorar, a probar, a intentar… aceptando que equivocarse es una parte natural e imprescindible del proceso de aprendizaje.
  • No teniendo miedo al que dirán, al juicio externo, reconociendo nuestra propia valía y respetando nuestra propia individualidad.
  • Conociendo y respetando nuestro propio ritmo, yendo despacio y prestando atención al proceso, al arte de ir logrando.
  • Y sobre todo, sobre todo, disfrutando del camino…

¡MEJORA TU SALUD, CREA TUS SUEÑOS!

Gracias

Helena Guevara

Educación y perpetuación de viejos patrones.

opiniones - curiosidad¿HEMOS DE DAR A NUESTROS HIJOS LO QUE NOS DIERON NUESTROS PADRES?

La mayoría de nosotros tenemos la sensación de que nuestros padres nos dieron la mejor educación que pudieron. Nuestro corazón se siente muy agradecido hacia ellos y esto hace que, a menudo, queramos dar lo mismo a nuestros hijos. Pero hoy, sabiendo lo que sabemos, hemos de revisar si realmente, REPETIR LOS MISMOS PATRONES, es lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos, sus nietos.

Para nuestros padres lo mejor era que sus hijos tuvieran una buena formación especializada, con el fin de acceder a un buen puesto de trabajo … Hace muchos años que el título universitario no garantiza esto. Además surge la cuestión de ¿qué es un buen trabajo?

Nuestros padres querían que tengamos un trabajo fijo y estable con la correspondiente cotización…Nosotros ya sabemos que la estabilidad laboral desapareció, también, hace muchos años, y somos conscientes de que existe una probabilidad mínima de recibir pensión alguna. Todos sabemos que la formación en la escuela, caduca, actual, inhibe el sentimiento y la conexión con nuestro ser profundo, fomenta, en exceso, el pensamiento lógico y racional conviertiéndonos en seres automatizados y ruedas en la maquinaria de nuestra sociedad.

Nuestros padres estaban impresionados con tener una televisión… Nosotros nos preguntamos si realmente vale la pena ver toda la basura que la tele descarga en nuestras mentes. Para nuestros padres lo mejor era poder comer carne… Nosotros sabemos que esta carne “bendita” esta llena de hormonas, antibióticos y vacunas y que con la producción de ella nos cargamos el planeta. Ya no aceptamos los valores de esta sociedad tal cual. Sabemos demasiado. El Internet desnuda todos los chanchullos que antes pasaban desapercibidos.

El argumento: Siempre lo hemos hecho así y no nos ha ido tan mal, no convence. Hemos viajado por el mundo, sabemos que se puede vivir la vida de mil maneras diferentes. Para poder avanzar como sociedad e individuos es necesario desarrollar nuestros propios valores y formación.

Necesitamos otro tipo de educación, que no escuela, que se base en la curiosidad natural del ser humano y en su capacidad de encontrar la información y conocimiento que precisa a cada momento.

Necesitamos otro tipo de alimentación basada en el respeto a los animales, que sea de producción local y orgánica.

Necesitamos otra forma de entender la salud y otro tipo de medicina, libre de la influencia de las multinacionales, donde curarse es encontrarse, en lugar de ser un negocio.

Necesitamos otra economía mas justa, que no se base en la explotación de muchos y en beneficio de unos pocos.

En otras palabras, tenemos que reinventarnos para poder sobrevivir y prosperar y nadie lo va hacer si no lo hacemos nosotros mismos aquí y ahora –SOMOS LOS QUE HEMOS ESTADO ESPERANDO–

¡¡Que alegría, que bendición habernos dado cuenta, ya, por fín, de una vez por todas!!

 

Helena Guevara

Reprograma tu cerebro a través del movimiento

Felden Clase 10COMO ES ADENTRO ES AFUERA

Cómo me muevo, cómo me expreso, cómo escribo, qué elijo y qué rechazo, etc… ¿Son proyecciones de mi Sistema Nervioso?

O dicho de otra manera… ¿La programación que hay en mi cerebro se proyecta en cada acción que realizo?

Entonces… ¿Mi realidad externa también es una proyección del programa de mi cerebro?

Si esto fuera así… ¿Puedo conocer mi programación inconsciente observando mi realidad externa?

Si esto también fuera así… ¿Podría cambiar mi vida, por mi misma, cambiando el programa de mi Sistema Nervioso? ¿Cómo puedo cambiar la programación de mi Sistema Nervioso?

Moshé Feldenkrais decía que la forma más fácil y concreta es…

A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO 

Por que la principal ocupación del sistema nervioso es el movimiento, además, la cualidad del movimiento es mucho más fácil de distinguir que la cualidad de los pensamientos o los sentimientos. Conócete a través del Movimiento

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies