HELENA GUEVARA - Expandiendo los límites de lo posible -

Mensajes en la categoría Movimiento

El sostén interno

Por Philip Unseld: Una de las asociaciones más comunes que evoca el esqueleto humano en nuestra cultura occidental es probablemente la muerte. Entre otras causas hay una serie de símbolos que, con el tiempo, aportaron lo suyo en crear esta asociación no del todo positiva; podríamos citar el esqueleto con guadaña o la calavera en la bandera de los piratas; sin duda hay más.
Pero detrás de este manto hay otro aspecto del esqueleto, sumamente positivo. Desde un punto de vista biológico nuestro esqueleto es de una importancia fundamental en todo lo que hacemos; nos da el soporte, la estructura material en el accionar, una estructura que, cuando se usa de manera eficiente, resulta ser extremadamente fuerte y sin embargo flexible. LEER MÁS »

Clase Feldenkrais Audio Gratis

CLASE FELDENKRAIS  GRATUITA “CÍRCULOS CON CADERAS”

Aprovechando la celebración del día de la madre quería compartir con vosotr@s esta Clase de Feldenkrais en Audio de un taller que facilité hace poco.

Madre PechoEn la grabación escucharéis la respiración y ronquiditos de mi bebé, Tao, de 7 meses, ya que mamaba y dormía en mis brazos mientras guiaba esta clase.

Gracias a todas las alumnas, que integraron este hecho con toda naturalidad.

Porque ser madre, amamantar, trabajar, aprender y compartir es posible.

Gracias a todas las mujeres, a todas las madres y abuelas que nos precedieron y abrieron camino para que esto hoy sea posible.

Clase Gratuita “Círculos con Caderas”

 

11 Diferencias entre el Yoga y el Método Feldenkrais

 ¿En qué se diferencia el Yoga del Método Feldenkrais?

A menudo, cuando se comienza a explicar a alguien en qué consiste el Método Feldenkrais y se describe, de forma muy simplista, que es un método en el que se realizan movimientos lentos y suaves para aprender a moverse mejor, enseguida la gente dice: “Ah! Eso es como el Yoga”

Es como si rápidamente necesitáramos poner “lo desconocido” en el cajón de “lo conocido”, sin permitir espacio alguno para lo nuevo.  Me atrevo a decir que muy pocas personas conocen en profundidad en qué consiste el Yoga, y que quien mete en el “mismo saco” el Yoga y el Feldenkrais no conoce ni uno ni otro.

Pero el artículo de hoy es para explicar, más concretamente, algunas diferencias fundamentales entre el Yoga y el Método Feldenkrais. LEER MÁS »

Feldenkrais y las Artes Marciales

ENTREVISTA A MOSHÉ FELDENKRAIS SOBRE SU EXPERIENCIA EN LAS ARTES MARCIALES

Feldenkrais_Judo_03

Entrevista realizada por Dennis Leri y los compañeros de curso Charles Alston, Mia Segal, Robert Volberg, Frank Wildman, Anna Jonson y Jerry Karzen, durante el primer curso para futuros profesionales del método Feldenkrais en San Francisco en 1977.
Las artes marciales, especialmente el Judo, fue para Moshé Feldenkrais una fuente inagotable para el desarrollo de su método. Los ejercicios de la Toma de conciencia a través del movimiento están inspirados en gran medida en el Judo, arte marcial de la que fue el primer cinturón negro europeo con la máxima graduación y que consideraba más como arte que marcial. Fundó el primer club de Judo en Europa, París, todavía en activo.
No sólo se habla de Judo, y eso es lo que hace interesante el artículo para los que tenemos curiosidad por la vida y el entorno en el que vivió Feldenkrais, y el origen del método. Es un relato cargado de humor, ironía y, a veces, sarcasmo, talante que caracterizaba al fundador del método y recursos que usaba con habilidad para despertar el interés y atraer la atención del auditorio, en este caso ante un grupo de alumnos del que fue su primer curso.

Pregunta: ¿Cuál es tu historia en las artes marciales?

Respuesta: Bien, podría escribir un libro sobre ella. Uno que se vendería como churros porque es muy interesante. Es una crónica extraordinaria. En pocas palabras, es como sigue… LEER MÁS »

Retiro Feldenkrais 12 a 19 Agosto – Barcelona

 

Cal Visó 5 (3)Sumérgete durante 7 días en una preciosa Masía del S XVIII, aislada en plena naturaleza, entre bosques y campos de ritmos suaves, que componen un paisaje sereno y acogedor. Sin polución lumínica ni acústica, lo que permite contemplar un cielo espectacular y disfrutar de un silencio casi absoluto en las cálidas noches de verano.

PCM_illustration10bLas mañanas las dedicaremos a explorar nuestro cuerpo y nuestra mente, a través de suaves y sorprendentes movimientos guiados por Helena Guevara, profesora del Método Feldenkrais acreditada a nivel internacional.

Ábrete a descubrir cómo haciendo menos puedes mejorar y sentir más… LEER MÁS »

Clase Audio Gratuita III

CLASE GRATUITA III

Aquí tienes la 3ª Clase Gratuita del Desafío Feldenkrais del mes de Mayo 2015

AUDIO GRATIS III

¿Cómo se practica?

DESAFÍO 3ª Clase

“Para dejar de sufrir y cambiar hay que estar dispuesto a cambiar nuestras preciosas creencias y estar dispuestos a convertirnos en personas totalmente diferentes… Por paradójico que parezca la gente quiere cambiar y seguir siendo la misma a la vez.”

Clase Audio Gratuita I

CLASE GRATUITA I

Aquí tienes la 1ª Clase Gratuita del Desafío Feldenkrais del mes de Mayo 2015

 

AUDIO GRATIS I

¿Cómo se practica?

“Sugiero, y creo que estoy en lo cierto, que el estímulo sensorial está más cerca del inconsciente, subconsciente, o la función autónoma que cualquier entendimiento consciente. En el nivel sensorial la comunicación es más directa con el inconsciente y, por consiguiente, más efectiva y menos distorsionada que el nivel verbal.” Moshé Feldenkrais

Lección 1 Desafío Feldenkrais

Deléitate mientras aprendes.


gente alegra haciendo feldenSi quieres aprender rápido, deléitate mientras lo hagas.

Mientras aprendes una nueva habilidad, mientras te mueves, o te enfrentas a un nuevo desafío no te esfuerces. Obsérvate, percibe tus sensaciones, tus movimientos y tus deseos.

Esforzarse ralentiza el aprendizaje. Trabaja, pero con inteligencia, evita el exceso de fuerza de voluntad, deja a un lado la ambición. Disfruta mientras aprendes, goza mientras te mueves.

Y por su puesto, si mientras aprendes, si mientras te mueves, no te sientes bien, para, por que el aprendizaje no va a ser más rápido si te esfuerzas.

No es a través del esfuerzo que aprende nuestro sistema nervioso. El diseño de nuestro sistema nervioso es sabio. Sabe mucho mejor cómo hacer las cosas que nuestro conocimiento.

Nuestro sistema nervioso aprende muchísimo más rápido, que lo que cualquier persona pueda imaginarse, cuando la organización del cerebro es tal que éste transmite la información a los músculos para que el esqueleto se mueva en su máximo de eficiencia.

Es entonces cuando la fuerza que generamos es transferida directamente al esqueleto y transformada en movimiento, sin fricción interna ni pérdida de energía alguna. Esto genera una sensación que sólo los Dioses conocen.

Sólo 1 ser humano entre 10.000 experimenta esta sensación de absoluta coherencia interna, la organización perfecta, ocasionalmente.

Esta es la experiencia a la que apunta Feldenkrais con su método.

* Traducción adaptada de la siguiente charla de Moshé Feldenkaris.

 

Feldenkrais, No Forzar, Hacer sin hacer, Wu Wei.

El-Tao-Te-Ching-y-la-empresa-960x720Cuando muchos admiradores de Feldenkrais le decían: “¡Moshé, eres un genio!”, él solía responder: “Sólo soy genio en una cosa, en hacer concreto lo abstracto“.

Feldenkrais tuvo el genio de crear más de 1500 clases para que pudiéramos experimentar en nuestro propio cuerpo, en nuestro propio ser, conceptos tan abstractos como el Wu Wei.

Wu Wei, en chino antiguo, significa “No acción”. La “no acción” es un estado de sabiduría elevado. No significa “no hacer nada” sino “NO FORZAR”.

Los Taoístas entienden que el universo ya funciona de forma armónica según sus propios principios y que es el ser humano quien altera sus leyes forzando el desarrollo del mundo según sus propios criterios personales, según sus propias creencias.

De la misma forma el sistema nervioso, el cuerpo y el movimiento humano funcionan según sus propias leyes intrínsecas. Es el ser humano quién, por ignorancia, tiende a pasarlas por alto e incluso a ir en su contra. Y esto tiene consecuencias…

Son muchos los paralelismos entre el Método Feldenkrais y la Sabiduría Taoísta, a saber:

. Tao, significa “camino”.

. Feldenkrais siempre habla de la importancia de prestar atención al “proceso”. El Método Feldenkrais no está orientado a la consecución  de objetivos, al logro de metas a través del esfuerzo o la voluntad, sino a prestar una atención muy precisa al proceso de la acción, o lo que es lo mismo, a darnos cuenta de “cómo hacemos lo que hacemos”, con el fin último de mejorar la calidad de nuestras acciones.

. Para los Taoístas ir en contra del Tao genera incomprensión y sufrimiento.

. Según Feldenkrais ir en contra del funcionamiento del sistema nervioso denota ignorancia y genera sufrimiento físico, mental y emocional. Por lo cuál aprender cómo funciona nuestro sistema nervioso, comprender las relaciones entre el hecho de pensar, de sentir y de movernos nos ayudará, progresivamente, a aliviar nuestro sufrimiento y aumentar nuestra comprensión.

. El Taoísmo habla de la conciliación entre las fuerzas ying y yang.

. Feldenkrais habla de la importancia del equilibrio entre el Sistema Nervioso Simpático y el Parasimpático, que como el ying y el yang realizan funciones opuestas y complementarias. El ying es la fuerza pasiva, sutil, femenina equiparable a la función recuperativa del S.N. Parasimpático. El yang es la fuerza activa, concreta, masculina comparable al S. N. Simpático que nos prepara para la acción.

. En los escritos de Lao-Tse se compara el arte de gobernar con freír un pescado: “mucho calor y la comida se arruina”.

. Feldenkrais nos recuerda que toda fuerza que no se transforme en movimiento, dentro del cuerpo, generará fricción en el sistema ocasionando daños en nuestros músculos, tendones y articulaciones.

. El Taoísmo hace referencia a la “acción decreciente”.

. Feldenkrais siempre nos invita a “hacer cada vez menos” y a “ir más despacio”.

. El Tao nos avisa de que la ambición es un camino sin fin, por que siempre desearemos  conseguir más y más.

. Feldenkrais orienta nuestra atención, siempre, hacia la calidad no hacia la cantidad.

Durante las clases de Feldenkrais® aprendemos a movernos sin esfuerzo. Descubrimos, a través de la propia indagación interna, cuáles son las leyes funcionales que rigen nuestro sistema. Una vez conocidas estas leyes las respetamos, así como respetamos los ritmos de acción y descanso. Observamos, sin interponer nuestros propios juicios y creencias acerca de lo que es correcto. Nos damos cuenta y, por supuesto, disfrutamos del proceso de conocernos a través del movimiento.

Entonces, aprendemos a “no forzar”, ni a nosotr@s mism@s, ni a las circunstancias externas. Aprendemos a dejar de controlar y por consiguiente dejamos de sufrir.  Con Feldenkrais “Aprendemos a hacer  sin hacer”.

Sé uno con el Tao, practica Feldenkrais.

            Helena Guevara

Regala Clases de Feldenkrais en Audio

Un regalo diferente

Regala Clases en Audio de Feldenkrais®, “Autoconciencia a través del Movimiento”, guiadas por Helena Guevara, con mucho cariño y profesionalidad.

¿Cómo regalar las Clases de Feldenkrais en Audio?

• Mira el catálogo de la TIENDA ONLINE

• Elige las clases que más te gusten.

• Envíanos el mail de quien recibirá este regalo y las clases elegidas. Enviar

• Dinos que día quieres que reciba el regalo y el texto que quieres adjuntar.

• Recibirás una solicitud de Paypal para realizar el pago.

• Precio: 10€ por cada Clase en Audio de 50 min.

• Para cualquier duda, contacta con nosotros.

¿Por qué regalar Clases de Feldenkrais?

• Por todos los beneficios físicos, emocionales, neurológicos y creativos que ofrece el Método Feldenkrais®.

• Por que ayudas a tu ser querido a que mejore su salud y a que encuentre un espacio de paz y conciencia.

• Por que las clases en audio no ocupan espacio, no generan residuos y son un tesoro para toda la vida.

“Exploro el movimiento de una forma científica y radical con el fin de examinar innumerables temas, desde los detalles más prácticos de la vida cotidiana hasta la psicología, la medicina, el amor y la moralidad; así también la estética, la educación y la religión.” Moshé Feldenkrais 

Destruyendo quien creías ser

¿Qué es la autoimagen?

Según el Dr. Feldenkrais todas las personas actuamos según la imagen que tenemos de nosotras mismas. Todo lo que elegimos y todo a lo que nos resistimos, a cada momento, está determinado por nuestra autoimagen. Este impulso de apego y rechazo es lo que conforma nuestro sentido de identidad, es decir, quienes creemos que somos.

La autoimagen es lo que “pensamos” acerca de nosotros mismos. Es como una fotografía interna a través de la cual nos definimos: “yo soy así” o “yo no soy así”, “me gusta” o “no me gusta”, “yo puedo” o “yo no puedo”.

¿Cómo se formó nuestra autoimagen?

Nuestra autoimagen deriva de los condicionamientos que se derramaron sobre nosotros. Se formó durante el embarazo de nuestra madre y durante nuestra primera infancia, quizás incluso antes: Según cómo fuimos concebidos, paridos, cuáles fueron las expectativas familiares, en qué orden nacimos en relación a nuestros hermanos, cuál fue nuestro sexo, nuestras condiciones genéticas, la clase social de nuestra familia, el contexto cultural e histórico que nos rodeaba, cómo nos trataron, cómo nos educaron, qué opinaban otros de nosotros, que experiencias tuvimos, etc.

Así se fue forjando nuestro caracter y esas ¿falsa? sensación de quiénes somos.

Oriente denomina “carga kármika” a estos condicionamientos. Todos los trabajos y métodos que existen en este mundo, que vale la pena señalar, tratan, bien de liberarnos de nuestros condicionamientos con el fin de que descubramos quienes somos realmente, o bien de ir más allá de ellos y comprendamos cual es nuestra verdadera naturaleza.

En relación a esto…

¿Qué puede aportarnos Feldenkrais?

Moshé Feldenkrais considera que nuestra autoimagen esta compuesta de cuatro ingredientes: movimiento, sentimiento, sensación y pensamiento. Dándose todos simultáneamente en cada acción. Esto es, no podemos pensar, sin sentir y sin movernos.

Como sabéis, Feldenkrais® eligió el movimiento, como estrategia de autoconocimiento, por ser el aspecto más concreto y fácil de sentir para todos nosotros.

Él consideraba que nuestra autoimagen corporal es muy restringida, lo cual limita nuestras posibilidades de acción en la vida cotidiana.

Por ejemplo: Si tú no sientes tus clavículas, es prácticamente imposible que las uses en todo su potencial. Si no las sientes significa que no están integradas en tú autoimagen. Sucede lo mismo con todas y cada una de las partes que componen nuestro cuerpo y con sus relaciones.

Al tener una pobre autoimagen corporal, nuestros movimientos se tornan limitados automáticos y repetitivos. Lo mismo ocurre con nuestros pensamientos y sentimientos, por lo que acabamos moviéndonos siempre en base a los mismos “cuatro” registros conocidos. Esta forma de movernos, de pensar, de sentir y de percibir el mundo se hacen tan habituales que acabamos creyendo que “nosotros somos así y la vida también es así”.

Feldenkrais®, a través de sus lecciones de “Autoconciencia a través del movimiento”, nos ayuda a ampliar nuestra autoimagen, a crear más registros de movimiento, a agudizar nuestra capacidad de sentir y a desarrollar nuestro pensamiento creativo. Esto facilita que se vayan desdibujando los patrones habituales y restringidos a través de los cuales hemos vivido nuestra vida hasta ahora.

Las lecciones del Método Feldenkrais® disuelven la imagen fija que tenemos de nosotros mismos, desmantelan quien creíamos ser.

Y esto se siente como un gran alivio.

Pero no te creas lo que digo, mejor compruébalo por tí mism@.

Muchas gracias.

Helena Guevara

“Para dejar de sufrir y cambiar hay que estar dispuesto a cambiar nuestras preciosas creencias y estar dispuestos a convertirnos en personas totalmente diferentes… Por paradójico que parezca la gente quiere cambiar y seguir siendo la misma a la vez.” Moshé Feldenkrais

Quitarse la máscara

12 Razones por las que Feldenkrais® será la “Gimnasia del Futuro”

 

F41

1.- ENTRENA EL CUERPO Y LA MENTE

Es un verdadero método psicosomático. Entrena y mejora las funciones del cuerpo y del cerebro al mismo tiempo. Ejercita la memoria, desarrolla la inteligencia mientras mejora y alivia la tensión y el dolor del cuerpo.

2.- REJUVENECE PORQUE ESTIMULA EL CEREBRO, NO PORQUE TE VUELVE “MÁS GUAPA”

Genera nueva información para el cerebro. Crea nuevas conexiones neuronales. Te saca de hábitos repetitivos y aprendes nuevas formas de ver y estar en la vida. Por eso rejuvenece, por que  mejora la capacidad funcional y la autonomía y, como consecuencia, te hace sentir más vivo.

3.- PROVOCA SORPRESA Y ASOMBRO, NO ABURRIMIENTO Y PEREZA

Estimula la sorpresa, por que cada clase es nueva y cada movimiento es inesperado. Mantiene al cerebro vivo y la curiosidad despierta.

No se repiten ejercicios mecánicos, posturas, ni movimientos conocidos que acaban aburriendo y haciendo que, al tiempo, se abandone la actividad.

4.- SUSTITUYE EL ESFUERZO POR LA INTELIGENCIA

Aumenta la fuerza por que mejora la calidad de la organización interna de todo el sistema, no por que existe mayor masa muscular o se ha “entrenado más”. Mejora el fondo por que se gasta menos energía al eliminar el esfuerzo superfluo del sistema, optimizando, así, el engranaje de todo el sistema musculo-esquelético.

5.- DESARROLLA LA CAPACIDAD DE PERCIBIR Y SENTIR

Nos hace más sensibles, vulnerables, empáticos y adaptables. Nos conecta con la vida, con los otros, con la tierra, con la fuerza de la gravedad.

No nos vuelve más acorazados y menos disponibles por exceso de tono.

6.- ENTRENA LA ATENCIÓN Y CULTIVA LA PRESENCIA – TE HACE MÁS CONSCIENTE

No distrae con pantallas, músicas altas, ni movimientos bruscos. No te invita a evadirte, a dejar de pensar y desconectar. Al contrario, te trae al presente, te ayuda a conocerte y a conectar profundamente contigo.

7.- CENTRADO EN LA CALIDAD, NO EN LA CANTIDAD

Mejora la calidad y la eficacia de todos nuestros movimientos, es decir, mejora la acción de todo lo que realizamos en la vida, por que se basa en aprender a organizarse mejor en vez de en seguir enforzándose más.

No apuesta por llegar más lejos, estirar más la musculatura, tonificar más los músculos, resistir más tiempo en la postura o conseguir mejor marca.

8.- APUESTA POR LA LENTITUD, NO POR EL ESTRÉS Y LA ACELERACIÓN

Anima a buscar un ritmo más lento, a bajarse del vertiginoso acelerón social y recuperar el propio ritmo vital. Por que la lentitud invita al silencio, al descanso y la contemplación, y el estado contemplativo es el refugio de ideas brillantes que nos ayudan en nuestro proceder.

9.- INVITA A DISFRUTAR DEL PROCESO, NO A LOGRAR METAS

Alienta a gozar del proceso del movimiento, a sentir, a disfrutar… No anima esforzarse, a sufrir “un poco más”, para conseguir el tono adecuado, la elasticidad necesaria o el cuerpo ideal.

10.- INTEGRA Y UNE, NO SEPARA

Trabaja con todo el esqueleto, con todos los músculos, con todos los sentidos y sus relaciones. Devuelve a cada músculo y a cada hueso su función.

No entrena músculos por separado: abdominales, bíceps, cuádriceps… ni disocia el cuerpo en partes: rodillas, caderas, cuello… Sino que integra, conecta y une todas y cada una de las partes que componen el movimiento de nuestro cuerpo, mejorando, así, la función y la acción en el mundo.

11.-PREPARA PARA MEJORAR, NO PARA COMPETIR

Por que no existe la posibilidad de compararse con otros durante la clase. Cada persona está centrada en mejorar la calidad de su propio proceso. Si acaso, sólo, una misma compara si cada movimiento es más fácil y agradable que el anterior. Es decir, si se ha mejorado la calidad de la acción.

12.- NADIE ENSEÑA, LA PERSONA APRENDE

Es una enseñanza no directiva y un aprendizaje experimental. Uno aprende por si mismo sin un modelo “ideal” al que imitar.

Helena Guevara

Sé tu propio fisio-psico-terapeuta.

“La grandeza de Moshé Feldenkrais fue la de ser un maestro que

entrenó a maestros y no a discípulos”

pies hacia techo feldenA través del Método Feldenkrais® no se enseña ningún sistema de creencias, sino que se invita a las personas a cuestionarse a si mismas constantemente. La clases de Feldenkrais® son un laboratorio en el que, a través del movimiento, cada alumno se convierte en el investigador y en el objeto investigado. Son clases de autoconocimiento experimental.

No existe una autoridad externa que sabe, diagnostica y orienta al alumno acerca de cómo proceder. Por el contrario, el facilitador crear un ambiente amable y propicio para que cada persona se conozca y se enseñe a sí misma.

“ El objetivo de este aprendizaje es quitar toda autoridad externa de su vida interior. Eliminar el viejo hábito de escuchar a los demás acerca de su propia comodidad o conveniencia.” Moshé Feldenkrais

Gracias al original diseño de las clases de Feldenkrais®, a las orientaciones y preguntas del facilitador y, sobre todo, gracias a la inteligencia intrínseca del sistema nervioso humano, cada alumno, paulatinamente, podrá hacer conscientes muchos aspectos inconscientes de sí mismo y descubrir las claves para generar un cambio profundo y duradero.

En las clases de Feldenkrais® no se ejercitan los músculos sino que se entrena la atención y se educa el sentido de la percepción. Es esencial mantener un alto grado de atención en las sensaciones, durante el desarrollo del movimiento, para darnos cuenta de qué estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo.

Darnos cuenta de qué estamos haciendo nos abre la puerta a la posibilidad de explorar formas alternativas, más sanas e inteligentes, de hacer lo que hacemos.

Explorar y descubrir nuevas opciones de hacer lo que hacemos, despierta nuestro potencial creativo, desarrolla nuestra capacidad de inventar nuevas preguntas y aumenta nuestra capacidad de elección.

Al aumentar nuestra capacidad de elección, nos sentimos más libres y autónomos. Los límites de lo posible se empiezan a expandir…

“Una persona madura es aquella que es capaz de tomar la responsabilidad de su vida y de dirigir los propios pasos a través de las tormentas sin vacilaciones y sin necesitar el apoyo sentimental de otra persona.” Moshé Feldenkrais

Lo que expresan, a menudo, las personas que prolongan este entrenamiento de la atención y la percepción en el tiempo, es que van aprendiendo a solucionar sus propias dificultades, sean estas físicos, emocionales, laborales, familiares, etc., sin necesitar apoyos externos.

La experiencia y sensación interna de ser capaz de solventar e integrar cualquier situación que se presente en nuestra vida es lo que crea las bases de una autoestima real. Por ello es primordial aprender por uno mismo a resolver los propios desafíos.

gente alegra haciendo feldenSi Moshé Feldenkrais, cuando se lesionó tan gravemente su rodilla, hubiera hecho caso a los médicos acerca de que jamás volvería a caminar y no se hubiera convertido en su propio “fisio-psico-terapeuta“, quizás yo también les habría hecho caso cuando me dijeron, con 27 años, que tenía una enfermedad genética degenerativa en la columna, para la cual no había cura, y que tenía que asumir el dolor crónico y la limitación de movimiento progresiva como parte de mi vida.

El día que comencé a levantarme de la cama, con 27 años, cómo si tuviera un cuerpo de 90, ese día, gracias a Feldenkrais, empecé a convertirme en mi propia maestra.

Helena Guevara

El dolor de la infancia somatizado en el cuerpo de adulto

¿CÓMO MEJORAR NUESTRA POSTURA?

“Si no hacemos nada por cambiar nuestro modelo sentimental de conducta,

el mañana se parecerá al ayer en todo menos en la fecha”

dolor emocional en el cuerpoSegún Feldenkrais tener una “mala postura” significa que continuamos repitiendo compulsívamente, una y otra vez , las estrategias de adaptación que desarrollamos en nuestra infancia para adaptarnos al medio en el que nacimos.

Para facilitar la comprensión del siguiente artículo te recomiendo que leas los tres anteriores: “Cómo nacieron tu carácter y tus creencias”; “¿Niños dependientes en cuerpo de adulto?” y “Cómo los adultos condicionaron nuestra buena o mala postura.”

Cuando éramos bebés y niños, muchas veces, se nos exigió más de lo que podíamos dar. Fue entonces cuando comenzamos a forzar nuestro cuerpo: por un lado para cumplir con las demandas de los adultos y no perder su aprobación y, por otro, para no sentir la angustia que nos producían las vivencias a las que estuvimos expuestos cuando éramos seres tan vulnerables.

Toda la musculatura flexora se encogió para proteger nuestro corazón y nuestras vísceras de la intensidad emocional. La cabeza quedó más adelantada que nuestro pecho y nuestro cuello tuvo que tensarse para sostener la cabeza.

El diafragma optó, también, por contraerse para disminuir la entrada y salida de oxígeno de nuestro organismo y minimizar el intercambio entre nosotros y el mundo para, así, no sentir tanto.

Nuestras manos y mandíbulas se tensaron crónicamente para no expresar nuestro dolor emocional convertido, a menudo, en rabia por no poder defendernos ni reclamar lo que realmente necesitábamos en aquellos momentos.

Estas estrategias de adaptación desarrolladas en la infancia, durante el periodo de dependencia, se convirtieron a nivel somático, en nuestra mala postura; a nivel emocional, en nuestro particular y restringido repertorio de respuestas emocionales; y a nivel mental, en nuestra peculiar manera de entendernos a nosotros mismos e interpretar el mundo.

Feldenkrais nos recuerda que, en esta vida, podemos elegir entre dos opciones:

a) Perpetuar el viejo estilo de conducta y seguir funcionando como lo hemos hecho siempre, como niños carentes necesitados de aprobación, afecto, reconocimiento y con miedo al aislamiento.

b) Madurar y enfrentar la angustia generada en la infancia, enquistada hoy en nuestro cuerpo y, también, tomar la responsabilidad de nuestra vida y reformar nuestro modo de acción para cambiar el rumbo de nuestra existencia.

Dice Feldenkrais:

“La Madurez es una manera de hacer en la que ya no se siguen las pautas de conducta formadas durante el periodo de dependencia , como únicas posibles.”

“Una persona madura debería poder obrar independientemente de la necesidad de atención y aprobación, del ansia de afecto y del miedo al rechazo, así como estar libre del miedo a quedarse sólo”

Así que aquí tienes algunas pistas para ir mejorando tu postura:

¿Sigues necesitando de la atención de los demás para sentirte bien? ¿Necesitas ser valorada por lo que haces? ¿Tienes miedo a estar soló? ¿Tienes miedo a que te rechacen?

En este link tienes algunas Lecciones diseñadas por Feldenkrais y guiadas por mi, para que puedas ir transformando el miedo en confianza, la duda en certeza y la angustia en paz, a través del movimiento.

Para que puedas ir encontrando el apoyo en tu propio esqueleto y no en las circunstancias externas, para que puedas liberar tu diafragma y vivir en contacto profundo con tu medio, soltar tus mandíbulas y liberar tu expresión y tu tensión, apoyar la cabeza sobre tu columna y mirar cómodamente hacia adelante, abrir el pecho para que la vida te penetre y así vivir con más  alegría, agradecimientodignidad.

Para que explores otras formas de moverte, de pensar, sentir y vivir y descubras nuevas posibilidades de acción latentes en tu interior.

Aprovecho para presentaros la “Tienda Online de Clases de Feldenkrais® en Audio” que diseñé con el fin de apoyar a todas las personas que quieren madurar y mejorar su postura y no tienen una profesora de Feldenkrais® cerca.

Con cariño.

Helena Guevara

VISITAR TIENDA ONLINE CLASES AUDIO

Desarrolla tu potencial a través del Movimiento.

Depertar potencial con Feldenkrais¿Desarrollar mi potencial gracias al Método Feldenkrais? ¿Qué significa eso exactamente?. Además… ¿Feldenkrais no es una técnica de movimiento consciente dirigida a enseñar a las personas a que se muevan mejor? ¿No es un método para mejorar los dolores de espalda y articulaciones y para mejorar tanto la calidad como la amplitud del movimiento del cuerpo? Sí, pero no.

Si bien es cierto que los resultados de practicar el Método Feldenkrais tienen que ver con aliviar los dolores de músculos, huesos y articulaciones, alinear la columna, curar y prevenir lesiones, y mejorar la calidad y amplitud del movimiento, esta no fue la verdadera intención de Moshé cuando creó su método.

Su auténtico anhelo era ayudar a las personas, que así lo quisieran, a desarrollar su auto-conciencia, incrementar su capacidad de aprendizaje, fomentar su imaginación, impulsar su creatividad y avivar su espontaneidad.

Para facilitar todo esto Feldenkrais eligió el movimiento. ¿Por qué?

Si te paras a observar detenidamente, te darás cuenta de que en cada acción que realizamos están implicados el pensamiento, el sentimiento y el movimiento.

Por experiencia sabemos que no es fácil reconocer nuestros hábitos de pensamiento, nuestras creencias, ni tampoco nuestros hábitos de reacción emocional. Es complejo cambiar el pensamiento pensando, también cambiar nuestras emociones por ser tan intangibles y difíciles de detectar, sin embargo…

Sentir el movimiento es mucho más perceptible, concreto y accesible para todos.

Además, teniendo en cuenta que a nivel neurológico un cambio en la corteza motriz genera cambios equivalentes en el área emocional e intelectual, podemos entender por qué Moshé Feldenkrais escogió el Movimiento como puerta de entrada para originar cambios en el Sistema Nervioso y paralelamente en nuestra forma de pensar y de sentir.

Por misterioso que parezca, a través del movimiento podemos dar luz a todos esos hábitos que nos impiden vivir con más libertad y contactar con nuestro ser más profundo y crear el espacio necesario para que se exprese nuestro potencial, es decir, todas las posibilidades existentes y disponibles pero no usadas hasta ahora.

Feldenkrais resume su pensamiento aludiendo a la siguiente parábola tibetana:

“Una persona sin autoconciencia se parece a un carruaje en el que los pasajeros son los deseos, los caballos los músculos y el carruaje mismo el esqueleto. La auto-conciencia es el cochero, dormido. Mientras el cochero siga dormido, el carruaje será arrastrado sin objetivo alguno hacia este o aquel sitio, cada pasajero procurará dirigirse hacia un sitio particular y los caballos tirarán en otras direcciones. Pero cuando el cochero se despierta y empuña las riendas, los caballos tiran del carruaje hacia los destinos a donde deben llevar a los pasajeros.”

A esto añade:

“En los momentos en los que se une el sentimiento, los sentidos, el pensamiento y el movimiento, el carruaje avanza a gran velocidad por el camino que le corresponde. El ser humano puede, entonces efectuar descubrimientos, inventar, crear, innovar y “saber”. Comprende, entonces, que su pequeño mundo y el mundo que le rodea no son sino uno y el mismo y, en esa unión, ya no se siente sólo.”

Si esto es Feldenkrais… ¡Yo me apunto! ¿Y tú?

Muchas gracias

Helena Guevara

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies