HELENA GUEVARA - Expandiendo los límites de lo posible -

Mensajes en la categoría creencias

Reprograma tu cerebro a través del movimiento

Felden Clase 10COMO ES ADENTRO ES AFUERA

Cómo me muevo, cómo me expreso, cómo escribo, qué elijo y qué rechazo, etc… ¿Son proyecciones de mi Sistema Nervioso?

O dicho de otra manera… ¿La programación que hay en mi cerebro se proyecta en cada acción que realizo?

Entonces… ¿Mi realidad externa también es una proyección del programa de mi cerebro?

Si esto fuera así… ¿Puedo conocer mi programación inconsciente observando mi realidad externa?

Si esto también fuera así… ¿Podría cambiar mi vida, por mi misma, cambiando el programa de mi Sistema Nervioso? ¿Cómo puedo cambiar la programación de mi Sistema Nervioso?

Moshé Feldenkrais decía que la forma más fácil y concreta es…

A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO 

Por que la principal ocupación del sistema nervioso es el movimiento, además, la cualidad del movimiento es mucho más fácil de distinguir que la cualidad de los pensamientos o los sentimientos. Conócete a través del Movimiento

Bajo amenaza o castigo nuestro cerebro no aprende

sugata mitraGracias a la Neurociencia, es ya una evidencia científica que los seres humanos no aprendemos bajo la influencia de amenazas o castigos. La supervivencia es más importante que el aprendizaje. Por eso cuando nuestro cerebro reptiliano detecta cualquier tipo de amenaza desconecta áreas más evolucionadas, como la corteza prefrontal, encargada del aprendizaje.

Podemos sentirnos amenazados cuando nos juzgan, nos corrigen, nos manipulan, cuando nos examinan o dirigen, cuando nos ponen aprueba o nos desafían con el fin de valorarnos. Pero más importante aún es tomar conciencia de cuando corregimos, dirigimos, juzgamos o manipulamos a nuestros hijos, alumnos, padres, pareja o amigos.

Os dejo este interesante video de Sugata Mitra acerca del Sistema Burocrático, el Aprendizaje y su visión de futuro. Genial, este hombre y su experimentos.

Prestando atención a cómo nos movemos dejaremos de ser esclavos

Por Helena Guevara: ¿Quieres algo nuevo para tu vida? ¿Quieres salir de la rutina? ¿Te has planteado alguna vez “qué es la rutina”?

La RAE define la rutina de dos maneras:

1.- Costumbre o hábito adquirido de hacer algo de un modo determinado, que no requiere tener que reflexionar o decidir.

2.- Habilidad que es únicamente producto de la costumbre.

Esta claro que las rutinas, los hábitos, nos ayudan a vivir. Sería un despropósito tener que re-aprender funciones humanas cada día como caminar, hablar, conducir, lavarse los dientes, escribir… entre muchísimas otras. Los hábitos nos facilitan la vida. Pero… ¿Existen hábitos “buenos” y hábitos “malos”? ¿Cuándo un hábito es “bueno” o “malo”?

Podríamos decir que un hábito, una rutina, es “buena“, cuando nos ayuda a Vivir, cuando nos trae sensaciones reconfortantes, cuando nos ayuda a economizar el esfuerzo, a ser más eficientes en nuestras tareas cotidianas y nos permite seguir aprendiendo y refinar lo aprendido. Muchos de los buenos hábitos tienen que ver con el orden, con una buena organización del tiempo, de la familia, del trabajo, de la casa, de nuestras prioridades y de nuestros valores. Los buenos hábitos van unidos a una sensación de ausencia de esfuerzo en las acciones diarias para lograr nuestros propósitos. Y sobre todo un hábito es bueno cuando podemos cambiarlo, elegir hacerlo o no hacerlo.

Y un hábito… ¿Cuándo es “malo”? Pues cuando no podemos cambiarlo, cuando no podemos dejar de hacer eso que hacemos o no podemos hacerlo de forma diferente. Eso quiere decir que ese hábito o rutina que un día nos ayudó, ahora nos entorpece el camino. Se ha rigidificado, se ha vuelto crónico, se ha automatizado de tal forma que ha tomado el poder y no nos permite elegir. LOS HÁBITOS QUE NO PODEMOS CAMBIAR NOS CONVIERTEN EN SUS ESCLAVOS.

 

¿Cómo podemos transformar los hábitos “malos” que nos convierten en sus prisioneros

por hábitos “buenos” que nos proporcionen libertad de elección y de acción?

 

El primer paso es observar, prestar atención y hacernos preguntas acerca de cómo vivimos, de cómo nos conducimos en la vida, de cómo hacemos lo que hacemos. Preguntarnos acerca de si nuestras actividades, relaciones y circunstancias cotidianas nos plantean desafíos interesantes que podemos abordar con interés, gusto, agradecimiento y ausencia de esfuerzo. Si podemos hacerlas, gestionarlas y relacionarnos con ellas de  diferentes maneras.

Cuando no podemos elegir nos sentimos cautivos, atrapados por el hábito o la rutina: ” No puedo dejar de fumar”, “No puedo dejar de tomar tales alimentos”, “Que sería de mi si dejara a mi pareja”, “No puedo cambiar de trabajo, de casa, de ciudad o de país, tal y como están las cosas”, etc

Una vez hemos re-conocido, hemos tomado conciencia de nuestros hábitos y nos hemos dado cuenta si nos hacen más o menos libres habremos de investigar aquellos que nos restan libertad o nos hacen daño con el fin de modificarlos.

El segundo paso será indagar si el hecho de tener la sensación de estar atrapados, de sentirnos insatisfechos con nuestras rutinas tiene que ver con las circunstancias externas o internas.

Si creemos que son las circunstancias externas las causantes de nuestros “males” y limitaciones es que aún no hemos descubierto, no hemos aprendido o no nos han enseñado que CAMBIAR ES POSIBLE pero desde dentro, podemos aprender nuevas formas de obrar, de pensar, de sentir, de vivir CAMBIANDO NUESTRO CEREBRO.

Moshé Feldenkrais desarrollo su método de Toma de Conciencia a través del Movimiento para ayudarnos a cambiar nuestros hábitos limitantes, para ayudarnos a descubrir que sí tenemos opciones y que podemos elegir, gracias a la PLASTICIDAD DEL CEREBRO.

Dar nueva información al cerebro para que se reorganice, para que aumenten sus conexiones neuronales y se amplíen sus combinaciones, es posible hacerlo prestando una atención detallada al movimiento de nuestro cuerpo e investigando alternativas de movimiento más acordes con el diseño humano.

Moshé Feldenkrais descubrió que cada vez que combinamos la atención con el movimiento, se activan millones y millones de células cerebrales. Con la atención consciente las funciones organizativas del cerebro se ponen en acción. Cuanto más combinamos la atención con el movimiento, mayor es el número de células que se unen para formar nuevos patrones y posibilidades en nuestra vida: Nuevas acciones, nuevas ideas, nuevos sentimientos, nuevas emociones, nuevo conocimiento, nuevas posibilidades, nuevas elecciones… ¿No es estimulante?

Muchas gracias.

PRUEBA CLASES GRATUITAS

Para que la vida fluya… ¿Hay que esforzarse o no?

HEMISFERIOSEl tipo de enseñanza que hemos recibido, desde nuestra más tierna infancia, ha generado la idea de que “no está bien del todo poder hacer una cosa sin tener la sensación de esfuerzo“. Se ha conseguido que cuando las cosas nos salen fácilmente, o nuestra vida fluye, tengamos cierta sensación de culpabilidad…

En palabras textuales del Dr. FELDENKRAIS:
“Parece que los padres y maestros obtienen una satisfacción sádica de obligar a los niños a hacer un esfuerzo. Si el niño puede hacer sin patente esfuerzo lo que se le pide, lo trasladarán a una clase más adelantada o le pondrán más deberes, sólo para asegurarse de que el pobre aprenda que “la vida es así” y que no debe sentirse satisfecho, a menos de experimentar la tensión de haber llegado al límite”

¿Cambiar es fácil o difícil?

¿Crees que el cambio es posible?

¿Cambiar es fácil o difícil?

¿Cambiar requiere esfuerzo o no?

¿Cuáles son tus creencias respecto al cambio?

¿Puedes cambiar tus creencias?

¿Cómo? ¿A través del Movimiento?

¿Cambiar las creencias a través del movimiento?

¿Esto es Feldenkrais?

¿Cambio de creencias?

¿Una herramienta para cambiar de paradigma?

amherst 1Dice el Dr.Feldenkrais:

“La gente puede aprender a moverse y caminar y estar de pie de manera diferente, pero han renunciado porque piensan que es demasiado tarde, que el proceso de crecimiento se ha completado, que no pueden aprender algo nuevo, que no tienen el tiempo o la capacidad.
No tienes que volver a ser un niño para poder funcionar correctamente. Puedes, en cualquier momento de tu vida, re-inventarte a ti mismo. Puedo convencerte de que no hay nada permanente o compulsivo en tu sistema, salvo que tu creas que sí”

 

 

 

¿Es fácil cambiar de hábitos?

DIFERENTES FORMAS DE EXPLICAR LO MISMO:

AUTOBIOGRAFÍA EN 5 PASOS

1) Bajo por la calle.
Hay un hoyo profundo en la acera.
Me caigo dentro, estoy perdida… me siento impotente.
No es culpa mía.Tardo una eternidad en salir de él.

2) Bajo por la misma calle.
Hay un hoyo profundo en la acera: Finjo no verlo.
Vuelvo a caer dentro.
No puedo creer que esté en el mismo lugar. Pero no es culpa mía.
Todavía me lleva mucho tiempo salir de él.

3) Bajo por la misma calle.
Hay un hoyo profundo en la calle.
Veo que está allí. Caigo en él de todos modos… es un hábito.
Tengo los ojos abiertos. Sé donde estoy.
Es culpa mía. Salgo inmediatamente de él.

4) Bajo por la misma calle.
Hay un hoyo profundo en la acera.
Paso por el lado.

5) BAJO POR OTRA CALLE.

Por  Nyoshul Khenpo, lama tibetano

LA FUERZA DEL HÁBITO

“Corregir una postura o un movimiento defectuoso habitual es sumamente difícil, aún despues de haberlo descubierto. En efecto es preciso corregir tanto el defecto como la forma en la que se presenta la acción. Necesitamos gran persistencia y conocimiento para movernos de acuerdo a lo que sabemos, en vez de hacerlo de acuerdo con el hábito.

Si una persona tiene el hábito, al estar de pie, de llevar demasiado adelante su estómago y la pelvis y, como consecuencia de esto, de inclinar la cabeza hacia atrás, su espalda de incurvará demasiado para lo que conviene a una buena posición. Si entonces lleva la cabeza hacia adelante y echa atrás la pelvis, tendrá la sensación de inclinar la cabeza hacia adelante y llevar la pelvis demasiado atrás, y la posición le resultará anormal. Como consecuencia, pronto recobrará su postura habitual.

Por consiguiente, es imposible modificar el hábito a partir de la mera sensación. Es preciso ejecutar algún esfuerzo mental consciente hasta que la posición ajustada deja de parecer anormal y se transforma en hábito.  Cambiar un hábito es mucho más difícil de lo que puede parecer a primera vista; todos los que lo intentaron lo saben”

Por Moshé Feldenkrais, científico

Pag 68 Libro”Autoconciencia por el movimiento”

¡Una vida llena de posibilidades!

Beneficios NeurológicosCada vez que combinamos la atención con el movimiento, se activan millones y millones de células cerebrales. Con la atención consciente las funciones organizativas del cerebro se ponen en acción.
Cuanto más combinamos la atención con el movimiento, mayor es el número de células que se unen para formar nuevos patrones y posibilidades en nuestra vida: Nuevas acciones, nuevas ideas, nuevos sentimientos, nuevas emociones, nuevo conocimiento…¿No es estimulante?

Al probar diferentes formas de moverte tendrás más disponibilidad de movimiento y mejorará tu salud.
Al introducir variaciones en tu forma de pensar, descubrirás ideas y soluciones nuevas.
Al ampliar tu forma de moverte y de pensar, se despertarán tus sentidos y abrirás las puertas a nuevos mundos de sensualidad…

Anat Baniel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies